La fotografía obrera conquista el Museo Reina Sofía

El poder de la imagen fue descubierto por el hombre hace ya muchos siglos. Sus posibilidades ideológicas, dogmáticas, educativas o de sumisión fueron captadas y utilizadas para conseguir el efecto deseado. La exposición en Madrid 'Una luz dura, sin compasión. El movimiento de la fotografía obrera, 1926-1939' se interna en un periodo histórico de nacimiento y auge de los movimientos obreros que utilizaron la fotografía como herramienta para conseguir sus ansiados objetivos.

Ubicada en el Museo Reina Sofía hasta el 22 de agosto, esta extensa y minuciosa (un recorrido detallado puede llevarnos más de 3 horas de visita) muestra pone en solfa la década y media en que la autorrepresentación de la clase obrera se vuelve una forma de lucha por la libetad. La fotografía y la historia se den la mano y caminan en un trayecto de influencias entrecruzadas. Son más de mil piezas que incluyen además de instantáneas, libros, revistas, octavillas y películas que muestran la realidad que rodeaba a estos movimientos obreros.

Hay que destacar las series fotográficas expuestas, cada pequeña historia servía para articular un relato más amplio y complejo con el que reforzar la ideología que se pretendía expandir. 

Para profundiza el análisis, se ha programado un ciclo de cine documental proletario en el que este género audiovisual pone las bases de lo que se entiende por cultura visual moderna. 

Hasta agosto tienes tiempo de acomodarle un hueco en tu agenda a esta exposición en Madrid que impresiona por su despliege de recursos.

  • Comparte LifeStyle en Facebook
  • Comparte LifeStyle en Twitter
  • Comparte LifeStyle en Delicious

0 comentarios

Nuevo comentario

  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

More information about formatting options

CAPTCHA de imagen