Exposición: Los quinquis invaden Madrid

Estamos de acuerdo en que nuestros delincuentes más conocidos están muy alejados de los estereotipos norteamericanos. Y La Casa Encendida de Madrid (Ronda de Valencia, 2) nos muestra en una exposición como el Vaquilla, el Jaro o el Torete son muy diferentes de Bonnie and Clyde. Ni punto de comparación. Pero es probable que nuestras películas se ajustaran mucho más a la realidad. Nunca nos gustó el edulcoramiento excesivo.

Basándose en la figura del delincuente juvenil de finales de los 70 y los 80, la exposición nos muestra todo el apogeo que vivió en el cine y en la prensa el quinqui patrio heredero de nuestra tradicional picaresca y llevado al extremo de las drogas y la marginación.

Algunos de estos personajes se convirtieron en verdaderos ídolos de masas que con sus hazañas alimentaban a diario a la prensa nacional y que se convertirían en mitos rompetaquillas cuando fueron llevados al cine. Todo el ruido mediático generado se recoge en una muestra tan interesante desde el punto sociológico como desde el punto de vista más cañí. Además se completa con un ciclo de películas en los que la marginalidad, las drogas, la violencia y el sexo eran los protagonistas.

Tienes hasta el 29 de agosto para revisitar de la forma más auténtica la tan de moda década de los 80. ¿Tendrán El Dioni y El Solitario su propia exposición dentro de 25 años?          

                                                                                 

  • Comparte LifeStyle en Facebook
  • Comparte LifeStyle en Twitter
  • Comparte LifeStyle en Delicious

0 comentarios

Nuevo comentario

  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

More information about formatting options

CAPTCHA de imagen